Ceder espacio

Nos cuesta entender muchas cosas que nos suceden a esta edad. Recorrer el camino de los 30 es una experiencia cargada de contradicciones. Es como estar en la línea media de la vida.

Me sucede que de pronto me encuentro como desplazada en algunos momentos del grupo en el que me encuentro sumergida. Soy la de más edad (vamos… soy la más vieja!). Todos rondan entre los 20 y 28, por lo que hacen muchas cosas que pertenecen a su edad (salir de fiesta, emborracharse, sin compromisos…). Y con ello mis rabietas:¿ por qué son tan niños a veces? Es compresible pero me cuesta darme cuenta que no son como yo (el yo serio y responsable de ahora). Y no es por dármelas de grande…  soy más grande.

Sucede entonces que apareció una chica, de unos 22 años, y comenzó a tomar la iniciativa en todas esas cosas de las que yo me hacía cargo. Y cuesta entender que está bien, que es natural y que es propio de ellos. De a ratos me enojo por que es lógico, es el temor propio de ser desplazada. Pero la verdad es que hay que dejar ir las cosas, aprender a soltar lo que ya no nos corresponde.

A ver… hay cosas que son propias para nuestra edad y no por eso vamos a ser más viejas. Es el momento de guiarlos, acompañarlos, transmitir nuestras experiencias… Pero comenzar a caminar un nuevo recorrido. Y si, vamos a tener más responsabilidades, pero también más libertades. Es la hora de crecer, madurar y sentir que ahora tenemos el poder de realizar aquello que soñamos en nuestros 20`. ¿Qué importa entonces que alguien más joven tome nuestro lugar? Si la experiencia que tenemos nosotros vale mucho más.

Disfrutemos entonces de ceder esos espacios para poder ocuparlos con aquellas actividades que nos hacen bien, que nos gustan, dedicarnos tiempo a nosotras, a nuestra carrera, a nuestra pareja. El complejo de Peter Pan nos puede traer muchos dolores de cabezas. Yo he tenido muchas peleas tontas por que no entendía que está bien que ellos no se tomen ciertas cosas en serio o que prefieran salir un fin de semana a perdérselo haciendo actividades al día siguiente. Casi me termino peleando con todos por sentir que era una mama gallina con sus pollitos….

En fin…. Lo cierto es que ya no tengo su edad y es momento de ceder ese espacio… pero no bajar los brazos, ocupar esos espacios con nuestras decisiones y elecciones de vida. La verdad que ahora podría estar dedicándome a mi blog, a aprender a sacar fotos y de una vez por todas dejarme de tonterías y ponerme a escribir… a este paso nunca voy a llegar a ser escritora!!!

Anuncios

2 thoughts on “Ceder espacio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s